Cuando tenemos un bebé en casa, nos derretimos de amor comprando las prendas más tiernas.