close
¡Papá amo de casa! Conoce al papá de Antonella
Historias

¡Papá amo de casa! Conoce al papá de Antonella

  Cuando este papá perdió su trabajo, se dedicó al cuidado de su pequeña bebé y esto se convirtió en una experiencia de aprendizaje y amor. ¿Qué tan común es un papá que se quede en casa con los niños? Conoce la historia de Leonardo, quien asumió la crianza de Antonella, de 2 años, y hoy nos cuenta la bonita experiencia de pasar el día con su bebé, enseñarle a hablar, a caminar y a confiar en papá.       ¿Cómo es un día normal en casa? ¿Qué actividades haces con tu bebé? Un día normal con mi bebé es así: Inicia a las 7 am, cuando ella desde su habitación grita “¡Papá! Papá, ven acá…”. La saco de su cuna, desayunamos fruta (le encanta la papaya), a veces cereal, huevo y siempre su jugo. Nos bañamos juntos, jugamos, cantamos bajo la ducha. Ya cuando estamos listos, salimos al parque. Cerca de la casa hay dos parques que le fascinan, uno al aire libre y otro en un centro comercial. Le encanta lanzarse del rodadero como mil veces y si ve a la señora de los helados, obviamente corre a pedir uno. En el parque que queda en un centro comercial, vamos los martes porque es a mitad de precio la entrada. Ahí corre, toca un piano con los pies, se mete en la piscina de pelotas, juega con un árbol que habla, se lanza por los rodaderos de cabeza... es tanto lo que hace que duerme su siesta a medio día. Cuando se despierta, almorzamos y, si nos queda tiempo, vamos al Club a meternos a la piscina (otra cosa que ella adora). Después, llegamos a casa, ella se empijama y nos preparamos para dormir.   Papá-amo-de-casa-Conoce-al-papá-de-Antonella-01   ¿Cuál es el momento del día que más disfrutas con tu bebé? A mí me encanta montar bicicleta, así que a ella le compramos una silla para que pueda ir en la parte de atrás de la bici y llevarla a ciclovía. Desde los 8 meses monta ya en bici en su silla, así que se acostumbró mucho a salir a montar. Mientras estuve sin trabajo, nos íbamos hasta el trabajo de la mamá para visitarla en el almuerzo y ella feliz de salir. Si queríamos hacer una vuelta, salíamos en bici, incluso íbamos a la iglesia en bici. Esto era lo que más disfrutaba del día.   Papá-amo-de-casa-Conoce-al-papá-de-Antonella-03   ¿Qué crees que es lo más valioso de esta experiencia de asumir el cuidado de tu bebé? Conocer y aprender que el trabajo de una mamá cuando se queda en casa es lo más valioso que puede haber. Muchos papás que no tienen esta oportunidad, de pronto no valoran ese trabajo silencioso de crianza que realiza la mamá cuando ellos trabajan. Entonces ponerse en los zapatos de esa mamá que se queda en casa con su bebé es excelente porque así es que uno valora ese trabajo. Mi esposa tiene una hija de diez años (yo no soy el papá pero es mi hija prácticamente) y a ella le tocó criar sola a su hija. Eso fue lo más valioso que me pudo quedar. Aprender a valorar ese trabajo de las mamás que pocos hombres saben apreciar.   No es usual que sea un papá y no una mamá quien asume el cuidado del bebé desde la casa, ¿Sentiste que tenías alguna desventaja frente a las mamás? Al contrario, creo que hay más ventajas que desventajas. Creo, por mi experiencia, que los papás somos más tranquilos y hacemos cosas más arriesgadas con los hijos (risas). Un ejemplo, yo ponía una pila de almohadas en la cama y le decía a Antonella que si quería volar ¡Y la lanzaba a la cama! Creo que esas cosas crean cierta confianza y 'compinchería' por decirlo así, con el papá. Creo que una mamá por ese sentido de sobreprotección no deja que los bebés hagan cosas que de pronto parecen riesgosas (A mi esposa lo de la bici no le parecía buena idea). Nosotros los papás experimentamos más con los hijos y hacemos cosas que posiblemente una mamá no haría estando sola con su bebé. Además así les demostramos a ellas que su bebé si puede hacer ciertas cosas y que no hay nada de malo en ello.   Papá-amo-de-casa-Conoce-al-papá-de-Antonella-02   En tu opinión, ¿Deberían más papás vivir la oportunidad de quedarse en casa para asumir el cuidado de sus hijos? ¡Pero claro! Así podemos valorar ese trabajo de la mamá en casa con ellos. Además podemos crear un vínculo que, tal vez, se ha roto con el tiempo. Romper ese paradigma de que solo las mamás son las que se encargan de limpiarlos, bañarlos, pasar la mayor parte del tiempo con ellos.   Con eso podemos generar esa confianza que a veces solo existe con la mamá. Por ejemplo, ir al baño. Los hijos/as siempre dicen que vaya la mamá con ellos/as, pero es por ese tiempo donde la mamá fue la que le enseñó ese tipo de cosas. Hoy en día, mi hija de dos años sabe decirme cuando quiere ir al baño.   Pasar tanto tiempo cerca de los hijos nos da el regalo de ver cómo crecen y aprenden. Muchos papás que trabajan se pierden de estos momentos especiales. ¿Tuviste la oportunidad de ver las primeras palabras de tu bebé? ¿Sus primeros pasos? ¿Cómo se siente ser parte de estos momentos? Claro, yo estuve en ese proceso. Desafortunada (o afortunadamente), yo quedé dos veces sin trabajo cuando mi hija era bebé. La primera vez fue cuando ella tenía apenas 2 meses de nacida. Ahí aprendí a cambiar pañales, conocer sus horas de sueño, saber qué comía y qué no y, a pesar de su corta edad, enseñarla a pequeñas cosas como: dormir en su cuna, dormir más en las noches, etc. En la segunda etapa en la que estuve sin trabajo fue cuando comencé a enseñarle a caminar. Le mandaba videos a mi esposa de cómo le enseñaba, cómo aprendía a pronunciar y hacía que repitiera “papá”, “mamá”. Creo que los papás son los mejores profesores que puede tener un bebé. Hay muchos papás que creen que un bebé no puede aprender o que es difícil. ¡Obvio es difícil! pero todo es perseverancia y disciplina y no creer que un bebé, por el hecho de ser un pequeño ser humano que no habla, o razona, no puede aprender.   Incluso yo, como papá, le enseñaba palabras en inglés, colores, frases que hoy a sus dos años ya pronuncia. Con amor, juegos y demás actividades, los niños van aprendiendo. Así que ser parte de esos momentos es increíble porque entendí que como papá tengo la responsabilidad que desde pequeños debemos exigirles de buena manera y mostrarles disciplina.   También le enseñé a lanzarse a la piscina y a hundirse (algo que la mamá aun le da mucho miedo) pero ya aprendió y me encanta que lo haga. Esas cosas arriesgadas, como dije antes, generan un vínculo de confianza más grande.

NUESTRO INSTAGRAM

BABYFRESHOFICIAL