close
5 claves para ejercer (o dejar ejercer) una paternidad responsable y feliz
Historias

5 claves para ejercer (o dejar ejercer) una paternidad responsable y feliz

María Clara Rodríguez, presentadora y mamá de Matilde, nos da sus tips para que papá se involucre más en el cuidado del recién nacido y nos cuenta la experiencia de Santiago, su esposo, con su hija.   ¡Mi trabajo en redes sociales me apasiona! El estar involucrada con temas de parenting se ha convertido en mi proyecto de vida y crear la comunidad virtual #SerMamá, es mi mayor orgullo. Pero  más allá de la pasión que genera en mí este proyecto y el poder ayudar a muchas mamás que, como yo, se enfrentan día a día a nuevos retos, esta comunidad me ha hecho analizar situaciones desde nuevas perspectivas y entender nuevas dinámicas sociales. Hay un fenómeno en particular que ha ocurrido en mis redes y es que a pesar de ser una comunidad pensada para mamás, son cada vez más los papás que se involucran activamente en ella. Se me estalla el corazón de ternura y esperanza cuando son los papás los que me escriben, preguntan, sugieren temas o cuentan sus experiencias.  Esto me dice mucho: cada vez son más los papás que quieren participar activamente en la crianza de sus hijos y que quieren ejercer su paternidad.    Siempre me ha llamado la atención la forma desbalanceada en que priorizamos a los miembros de la nueva familia que se conforma con la llegada de un bebé; el protagonista, sin duda en el nuevo bebé y que lindo que así sea, pues todos queremos que su llegada sea segura y placentera. Por debajo está la madre, a quien consentimos mucho durante el embarazo para que esté sana y fuerte pues es quien alberga en su vientre al bebé, pero, en ese radar, muy poco, o nada, se habla del papá.    Eso ocurre cuando en esa nueva ecuación familiar se ve al padre más como expectador o proveedor. Entonces, lo máximo que se pregunta en la mayoría de los casos es: ¿y qué dice el papá? ¿enamorado de su nuevo bebé? Claro, la respuesta es más que obvia: “Sí! Más enamorado que nunca”. Pero más allá de eso se nos pasa preguntar ¿cómo se siente el nuevo papá? ¿cómo ha cambiado su vida? Y más interesante aún, ¿cómo está ejerciendo su paternidad?   Creo firmemente en que darle el lugar al papá repercute en el nivel de responsabilidad que éste tome frente a todo lo relacionado con su hijo; no sólo en decisiones importantes, sino en detalles del día a día que nos enamoran a las mamás como: cambiar un pañal, jugar, esterilizar un tetero, dormirlo, darle su desayuno o hasta prepararle su comida.   También estoy convencida de que en ese rol protagónico ideal del padre no sólo tiene responsabilidad él, quien debe querer hacerlo y tener la iniciativa genuina, sino nosotras las mamás, pues  muchas veces somos nosotras quienes impedimos que lo hagan, como mamás leonas que creen que sólo ellas pueden hacerlo bien. Es ahí cuando caemos en el error de asumir por derecha que el papá es tan sólo un espectador y no una pieza fundamental en la ecuación familiar.   Sé que llegar a esto no es fácil para ambas partes pero al mismo tiempo estoy llena de esperanza y se que en  la nueva dinámica social y familiar el padre está ganando terreno. Si a algunos de ustedes les ha costado un poco, les comparto…   5 claves para ejercer o dejar ejercer una paternidad responsable y feliz
  1. SOLTAR
Estar dispuestas como madres a compartir la responsabilidad. Este es el punto de partida y desde que estemos abiertas a compartir cada detalle de nuestro hijo con su padre, tenemos un terreno ganado.  
  1. CONCERTAR
Antes de la llegada del bebé, una conversación muy importante a tener es acerca de las expectativas tanto de la madre, como del padre. ¿Hasta qué punto se involucrará cada uno? ¿Qué tan preparado se siente? ¿En qué podemos ayudarle al otro? ¿Cómo quitarle sus miedos?
  1. CADA UNO LO HACE A SU MANERA
Nunca juzgar. Esto hace parte de soltar y como mamás debemos dejar que el padre aprenda y haga las cosas a su manera; el hecho de que haga las cosas diferentes a mí, no quiere decir que no lo esté haciendo bien. Mamá y papá pueden equivocarse y también se aprende de eso.
  1. LISTA DE TAREAS
Esto hace parte de concertar, negociar y soltar. Entregar ciertas responsabilidades al padre hará que se involucre con amor; cosas como el cambio de pañal, sacar los gases, esterilizar teteros, elegir la ropa, harán que se conecten mejor con la experiencia.  
  1. UNA RUTINA ESPECIAL
Debe haber algo en particular que el padre haga con su bebé en donde se sienta indispensable. Así como ese momento para la madre puede ser el amamantar, se debe crear ese momento para papá-bebé y aprovecharlo para que sus lazos se fortalezcan. En mi caso fue maravilloso dejar que Matilde y su papá tuvieran su momento especial en el baño de la noche: era él quien alistaba su tina, el agua, la cambiaba y definía la temperatura y música ideal para relajarla antes de ir a dormir. Los resultados fueron maravillosos pues rápidamente se sintió involucrado, especial e indispensable para su hija.   Espero que estos tips les sean muy útiles a mamás y papás, que los compartan y que los puedan aplicar en sus hogar de manera consciente, llegando siempre a acuerdos,  y entendiendo que cuando se tiene la oportunidad de llevar la labor de crianza entre dos todo será más fácil y divertido. Habrá labores compartidas y si entre los dos se equivocan, podrán también compartir el aprendizaje juntos. consejos de maternidad de María Clara

NUESTRO INSTAGRAM

BABYFRESHOFICIAL