El sueño del bebé: dejar atrás el mito del “bello durmiente”

El sueño del bebé: dejar atrás el mito del “bello durmiente”

La psicóloga Susana Vélez, experta en temas de cuidado de la primera infancia, trae al blog Baby Fresh “El mito del bello durmiente: Cómo acompañar las transformaciones del sueño infantil”, un texto para entender mejor cómo cambia el sueño del niño a medida que crece.

¿Y ya duerme toda la noche? Preguntan las visitas que llegan a conocer al bebé. No sabemos si están tratando de evaluar el comportamiento del bebé o las cualidades de la mamá, pero de lo que sí están seguros es que, si no se cumple la exigencia de “toda la noche”, algo anda mal.

Pensar que los niños van a dormir como adultos es soñar despiertos. El supuesto estándar del “bello durmiente” en realidad es un ideal casi inalcanzable, lo que pasa es que nadie nos lo ha dicho. El cerebro infantil y las necesidades de sentirse seguro, además de las hormonas de la maternidad y la paternidad, juegan para construir una realidad que es distinta en cada familia según la etapa de desarrollo del niño.

¿Pero por qué pensamos que los niños van a dormir como adultos? Porque nadie nos ha explicado que las pautas de sueño se transforman mes a mes según los avances del bebé en motricidad, crecimiento y alimentación y que no siempre la tendencia es a más horas de sueño. A veces un bebé que dormía “derecho” de un momento a otro empieza a necesitar más a su mamá y aquí te vamos a explicar cómo se da este proceso de constante cambio de 0 meses a 6 años en el cual las familias deben trabajar como equipo.

Los niños no “aprenden” a dormir por sí solos, como muchos piensan. Los padres son sus coequiperos en la transformación del sueño, como se ve en estos tips:

SUEÑO Y CONSOLACIÓN
De 0- 3 meses: entre 14 – 20 horas de sueño. Para el bebé, la separación física es una situación extraña.
SER PADRES
CERCANOS: El consuelo es a través del contacto piel con piel,  la cercanía al corazón y la succión.

SUEÑO INESTABLE
De 4 - 7 meses: entre 10-15 horas de sueño. En la vida del bebé hay novedades como ingreso de la madre al trabajo, alimentación complementaria y logros motrices, que afectan el sueño.
SER PADRES FLEXIBLES: Es el momento para ensayar diferentes prácticas de conciliación, como el arrullo, el mecer, el baño nocturno e identificar cuál de estos hábitos es más efectivo para tu bebé.  

SUEÑO DE DESPERTARES
De 8 meses - 2 años: cerca a 9 horas de sueño. 60% de los niños presentan despertares nocturnos, además esta es una edad de muchos alcances como el caminar, el lenguaje, el nacimiento de los dientes y el control de esfínteres.
SER PADRES ATENTOS : la tranquilidad en el ambiente es mágica  para que puedan volver a dormir.

SUEÑO INQUIETO Y TEMEROSO 
De 2 – 6 años: pueden dormir toda la noche. Pueden comenzar a ocurrir los terrores nocturnos (primera parte de la noche) y pesadillas (segunda parte de la noche) por cansancio profundo del cuerpo o situaciones del día.
SER PADRES PACIENTES Y CREATIVOS : Las rutinas previas, las conversaciones, la compañía, cuentos y caricias influyen para que el sueño del niño sea más tranquilo.

Mi invitación es a desmentir el mito del “bello durmiente” y a no angustiarnos ante preguntas de si “durmió toda la noche”, concentrándonos mejor en asegurar el vínculo con nuestros hijos.

¿Quieres más consejos de expertos? Léelos todos aquí




Comentarios

comentarios