Recetas fáciles y ricas para la lonchera del jardín

Recetas fáciles y ricas para la lonchera del jardín

Catalina Alba, chef y mamá de María José, nos regala 3 recetas fáciles y llenas de energía para la lonchera de los pequeños que comienzan en el jardín. ¡No te las pierdas!

Llega un momento en la vida en el que una mamá prefiere pensar en fórmulas matemáticas para solucionar los problemas económicos mundiales que en encontrar alternativas diferentes, saludables y, ante todo, deliciosas para las loncheras de sus hijos.

Las ideas se agotan y más cuando la falta de ingenio viene acompañada con la frustración que se siente cada vez que abres la lonchera de tus hijos y encuentras que el banano que le enviaste en la mañana ha regresado (ahora completamente blandito y casi negro) y que ese sandwich que con tanto amor le preparaste solo tiene la marca de un mordisco. Sí, uno solo.

Es por eso que preparamos este especial de recetas salvadoras para la lonchera, para darte una manito con uno de los trabajos que mayor creatividad nos exige como madres y lograr que esa merienda que se marcha cada mañana con la esperanza de ser devorada, cumpla su sueño y el tuyo.

  Recetas-faciles-y-ricas-para-la-lonchera-del-jardin-baby-fresh-muffins  

Idea no.1: Muffins de zanahoria y uvas pasas

 

(Para 12 muffins)

  • 1 taza (2 barras de 125 g) de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1 taza de azúcar
  • 2 tazas de harina
  • 4 huevos
  • 1 cucharadita de canela
  • 1 taza de zanahoria fresca rallada
  • 1 cucharadita de polvo de hornear
  • 5 cucharadas de uvas pasas
 

Preparación

Precalienta el horno a 180°C. Bate en un recipiente la mantequilla, el azúcar, la harina y los huevos hasta que quede una mezcla suave. Agrégale la canela, la zanahoria y las uvas pasas mientras mezclas bien con una espátula.

Divide la mezcla en 12 moldes para muffins con cuidado de llenar cada uno solo hasta ¾ partes y llévalos al horno durante 20 minutos a 180°C.

Sabrás que están listos cuando al introducir un palillo en uno de ellos, este salga completamente limpio.

Retira del horno y deja enfriar.

¡Congélalos para el resto de la semana! Si deseas enviar uno al otro día en la lonchera, pásalo la noche anterior del congelador a la nevera para que se descongele adecuadamente y así estará listo para guardar. Cuando llegue la hora del recreo estará a la temperatura adecuada.

    Recetas-faciles-y-ricas-para-la-lonchera-del-jardin-baby-fresh-quesadillas  

Idea no. 2: Quesadillas para niños fuertes

 

(Para 1 quesadilla)

  • 2 tortillas de harina de trigo medianas
  • 2 tajadas de queso amarillo
  • 3 arbolitos de brócoli
  • 2 cucharadas de maíz tierno
  • 1 cucharada de salsa napolitana (o salsa de tomate para pastas)
 

Preparación

Pon a cocinar los arbolitos de brócoli en un poco de agua con sal hasta que estén tiernos pero no demasiado blandos. Aproximadamente cinco minutos.

Escúrrelos bien, déjalos enfriar un poco y con la ayuda de un cuchillo pícalos en pedacitos bien pequeños.

Mézclalos con el maíz tierno y la salsa napolitana.

Pon en la mitad de una tortilla una tajada de queso y cubre con la mezcla de vegetales con cuidado de no llegar hasta todo el borde.

Cubre con la otra tajada de queso y la otra tortilla.

Calienta una sartén mediana sin aceite y pon la quesadilla en ella. Deja que se dore por un lado con cuidado de que no se vaya a quemar y hasta que notes que el queso ha comenzado a derretirse. Dale la vuelta y deja que se dore por el otro lado.

Retira del fuego, corta en cruz y listo.

    Recetas-faciles-y-ricas-para-la-lonchera-del-jardin-baby-fresh-palitos-pollo  

Idea no. 3: Palitos de pollo suculentos

 

(Para 10 palitos)

  • 1 pechuga deshuesada
  • 1 huevo batido
  • 1 taza de harina de trigo
  • ½ taza de queso parmesano
  • ½ taza de panko (pan blanco rallado para apanar)
  • Sal al gusto
  • ¼ de cucharadita de comino
  • Aceite vegetal para freír
 

Preparación

Corta la pechuga a lo largo en tiras de aproximadamente 2 cms de ancho.

En un plato plano pon la harina de trigo, en otro el panko mezclado con el queso parmesano rallado y en un plato hondo el huevo batido con un poco de sal.

Agrega sal y comino a los trozos de pollo mientras los frotas bien para que quede bien condimentado.

Pasa cada trozo de pollo por la harina de trigo de manera que quede impregnado por todos sus lados. Luego por el huevo batido y por último por la mezcla de panko y parmesano. Haz presión para que se adhiera bien al pollo.

Calienta suficiente aceite en una sartén honda y sofríe los trozos de pollo hasta que estén dorados y la carne completamente blanca.

¡Congélalos para el resto de la semana!

Para ser más práctica, puedes tener preparados muchos palitos de pollo en el congelador y sofreírlos a medida que vayas necesitando.

Cuéntanos cuáles son tus recetas favoritas para la lonchera.


Comentarios

comentarios