La entrada al jardín: tips de una mamá que sobrevivió esta aventura

La entrada al jardín: tips de una mamá que sobrevivió esta aventura

Geraldine Pomato, mamá y fundadora de Wikimujeres, nos cuenta lo bueno y lo malo de la entrada de los niños al jardín. No te pierdas los tips para elegir el mejor jardín y para la rutina escolar.

¡Una gran etapa! ¡Un gran cambio! Nuestra pequeña pulguita, nuestro bebé, ya creció.

Quiero contarles mi experiencia personal en esta etapa pues creo que puede ser la misma de muchas mamás. Tengo dos pequeñitos (de 5 años y 2 años) y el tema de los jardines en mi familia no ha sido fácil. Con mi primer hijo basamos nuestras elecciones en cosas que eran importantes para nosotros en ese momento pero que, en la práctica, no eran temas prioritarios.

Mi hijo pasó por dos jardines antes de llegar al tercero, la experiencia no fue buena con los dos iniciales. Buscamos lo que buscan la mayoría de los papás: propuesta pedagógica y filosófica acorde a la nuestra, cercanía con el hogar, que fuera un jardín “conocido” para facilitar la preparación para ir a los colegios que queríamos. Tres decisiones que fueron un error.

En el primer jardín la propuesta filosófica no correspondía con lo que se vivía a diario en el salón, las profesionales contratadas no eran acordes con lo que el jardín decía ser. Mi hijo sufrió de invalidación, inseguridad y negación, por lo que decidimos retirarlo y elegir otro jardín.

El segundo también fue cerca de la casa, tenía cupos más pequeños y un ambiente más “familiar y relajado”. Ese fue nuestro segundo error: por alguna extraña razón, mi hijo otra vez no “encajaba”. Esta vez no fue por incoherencias con la propuesta pedagógica, sino por falta de pedagogía. Nuestro hijo pasaba las mañanas “castigado” por ser “mal líder”, porque sacaba a la mitad del curso a jugar otra cosa. ¿No es aquello un líder? ¿O en todo caso un niño que supera a la maestra en convicción de sus compañeros? Si un niño de 3 años tiene más poder que el maestro, tal vez el problema no es del niño.

  La-entrada-al-jardin-tips-de-una-mama-que-sobrevivio-esta-aventura-baby-fresh-01  

Decidimos cambiarlo de nuevo. Esta vez, quitamos de la lista la cercanía al hogar. Elegimos un tercer jardín donde se graduó dichoso y donde, en vez de ser causa de quejas, recibió elogios.

Aunque mi hijo ya pasó al colegio, mi hija sigue allí, en este mismo tercer jardín del cual nos enamoramos después de entender lo que necesitábamos.

La cercanía es importante, no queremos enviar a nuestros hijos a la otra punta de la ciudad. Pero si un jardín nos ofrece un panorama amable, seguro, amoroso, pedagógico para nuestro hijo, no importa que deban viajar un poco más en ruta. Es preferible que esté feliz en su jardín y que nos sintamos cómodos como padres. Cuando un niño es feliz es recibe mejor el aprendizaje, recibe mejor el amor y la educación.

  ¿EN QUÉ PENSAR A LA HORA DE ESCOGER JARDÍN?
  • Que la propuesta pedagógica se represente en la práctica (o sea, que los valores para enseñar sí se vean a diario en clase).
  • Mirar qué tipo de personal contrata el jardín, si se trata de un equipo interdisciplinario (profesionales de áreas distintas que apoyen de formas diferentes el desarrollo del niño).
  • Evaluar que no cambie la enseñanza entre un curso y otro. La línea de educación debe ser la misma sin importar la profesora que enseñe al niño.
  • Personalización: que busquen centrar su propuesta en mirar a cada niño como un individuo distinto a los demás. No todos los niños se cautivan con lo mismo ni se dejan enseñar con las mismas técnicas.
  • Practicidad: que ofrezcan opciones. Que el jardín sea un aliado en la educación y no un problema en la organización de la rutina (horarios flexibles para padres que trabajan o para niños a los que se les dificulta madrugar).
  • Responsabilidad: Si tu hijo es alérgico o intolerante a un alimento, valorarás un jardín que te apoya cuidando los alimentos que consuma. Además que el jardín esté alerta para aislar a los niños que puedan llegar enfermos.
  • Innovación y crecimiento permanente: un jardín que busque mejorar constantemente y mantenga a sus profesionales capacitados y actualizados.
  • Que tenga profesionales capacitados en primeros auxilios.
  • Comunicación y receptividad: que escuchen y atiendan los comentarios que puedas dar sobre la institución.
  La-entrada-al-jardin-tips-de-una-mama-que-sobrevivio-esta-aventura-baby-fresh-02   TIPS PARA ORGANIZAR LA RUTINA ESCOLAR:
  • Morral: las mañanas son un caos. Entre pleno corre-corre lo recomendable es que no te compliques con el morral. Cada noche alista los pañales, pañitos, muda de ropa y demás elementos que el jardín requiera. De esta manera en la mañana sólo te ocuparás de alistar a tu pequeño.
  • Adelantar pañales o pañitos en el jardín, enviando una bolsa o caja completa cada cierta cantidad de semanas/días puede ayudarte a no tener que estar revisando la pañalera a diario.
  • Vístelos con ropa cómoda: prendas de algodón, flexibles, cómodas para echarse en el piso, jugar, saltar, correr y hacer piruetas. Los niños deben sentirse libres para explorar y aprender jugando (La colección de Baby Fresh está pensada para su comodidad en el jardín).
  • Calzado: livianos y flexibles para poder doblar el pie, trepar y hacer gimnasia (Baby Fresh también pensó en ese detalle de comodidad al hacer su calzado).
  • Lonchera: no pienses solo en productos empacados. Los bananitos pequeños, aguacate, fruta picada, granola o muffins caseros pueden ser un excelente pasabocas para media mañana, ideal para acompañarse con un jugo o yogurt. Si existe la opción de comer la lonchera y el almuerzo del jardín, esa es la opción que prefiero. Mi hija es feliz comiendo lo mismo que sus compañeros. Compartir ese momento le ayuda a comer mejor y comer de todo al aprender del ejemplo de los otros niños (Mi hija es alérgica al huevo y la leche, aun así todos sus menús son preparados acorde a su dieta).
  • Pasaboca para la ruta: muchos niños salen hambrientos del jardín luego de tanta actividad. No olvides enviarle un snack pequeño que pueda consumir en la ruta en caso de antojarse de algo.
  • La noche: cenar temprano, acostarlos temprano. Preferiblemente bañarlos antes de dormir (pues del jardín llegan a menudo llenos de tierra o pintura). Un buen descanso augura menos peleas a la mañana siguiente y una feliz actitud para comenzar ¡un nuevo día escolar!

Comentarios

comentarios